Calviño acelera la aplicación de MiFID II para evitar sanciones desde Bruselas

La adaptación a la nueva normativa europea MiFID II acumula ya medio año de retraso en nuestro país, desde que entrase en vigor el 3 de enero de este año. El Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, que ahora dirige Nadia Calviño, ya está analizando informes al respecto tras la evaluación del Consejo de Estado para acelerar la tramitación, según fuentes del mismo Ministerio.

Esta es la información que recoge hoy un artículo publicado en El Confidencial que señala que el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, afirmó el mes pasado que confían en que MiFID II se apruebe este año. A pesar de esto, el sector no es tan optimista y considera que el mercado llegará a 2019 sin el reglamento definitivo. Por ahora, “cada entidad interpreta MiFID II de una forma”, lamenta un ejecutivo, que habla de “caos” y de que aún no se ha producido el aumento de transparencia de costes que persigue la norma, como ya se ha señalado en este blog.

Desde el Ministerio de Economía, hay malestar por la falta de celeridad previa y los retrasos acumulados en la transposición de las directivas comunitarias. Con Luis de Guindos aún en el mando, el Ministerio aprobó en diciembre un reglamento básico sobre el funcionamiento del mercado y los sistemas de contratación, solo una pequeña parte de la abultada normativa europea, ya que el grueso queda pendiente.

Nadia Calviño está muy comprometida con acelerar las transposiciones pendientes después de su experiencia en Europa. Con esto pretende evitar procesos sancionadores que, pese a no tener cuantías muy elevadas, dañarían la imagen de España en el ámbito comunitario.

Sin embargo, MiFID II no es la única normativa pendiente de aplicación, la normativa sobre pagos PSD 2, una de las grandes preocupaciones de la banca, también supone un problema. En este caso, Bruselas ya ha abierto un procedimiento de infracción a España porque la legislación española debería haberla recogido el 13 de enero.

Según señala El Confidencial, si el trámite se sigue demorando, España podría llegar a ser multada por ambas directivas. “Normalmente se inicia con un aviso por parte de la Comisión, y en caso de que no se lleven a cabo medidas, se podría trasladar al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que es quien podría imponer sanciones”, señalan desde FinReg.

Con todo esto, la industria de fondos está muy pendiente del equipo de Calviño y de sus pasos a seguir con la normativa europea MiFID II, así como por el ansiado alquiler de acciones, que por ahora tendrá que esperar.