¿Cuáles son las principales características del Impuesto de Transacciones Financieras?

El Proyecto de Ley sobre el Impuesto de Transacciones Financieras ya está aprobado por el Gobierno. Aunque todavía queda por conocer de manera completamente segura si las características del mismo serán las del último borrador que se intentó sacar adelante el 25 de enero de 2019. Según este documento, la tasa Tobin tendrá como puntos principales los siguientes:

El impuesto se aplicará a la adquisición de acciones de sociedades españolas admitidas a negociación en un mercado regulado, con independencia de que la transacción se ejecute o no en un centro de negociación, y que además tengan un valor de capitalización bursátil superior a 1.000 millones de euros.

Será contribuyente del impuesto el adquirente de los valores. Es sujeto pasivo, con carácter general, el intermediario financiero que transmita o ejecute la orden de adquisición, ya actúe por cuenta propia, en cuyo caso será sujeto pasivo a título de contribuyente, o por cuenta de terceros, en cuyo caso tendrá la condición de sustituto del contribuyente.

El impuesto se exigirá al tipo impositivo del 0,2%. En el caso de que en un mismo día se efectúen adquisiciones y transmisiones de un mismo valor, ordenadas o ejecutadas por el mismo ordenante, y que se liquiden en la misma fecha, la base imponible respecto de dichas adquisiciones se calculará aplicando el impuesto a la diferencia positiva que resulte de restar del número de valores adquiridos los transmitidos en el mismo día.

Por otra parte, estarán exentas del impuesto, aparte de determinadas operativas ligadas al mercado primario, las adquisiciones realizadas por intermediarios financieros por cuenta del emisor de las acciones en el ejercicio de sus funciones de proveedores de liquidez, en virtud de un contrato de liquidez que cumpla los requisitos exigidos por la CNMV.