¿Cómo cumplir con las exigencias de transparencia de MiFID II?

Transparencia

MiFID II tendrá un fuerte impacto en la protección del inversor, en la manera de hacer negocios, en la transparencia y en la organización de numerosos aspectos dentro de los mercados financieros.

Uno de los aspectos de los que más se ha hablado es de las exigencias en lo que a datos de mercado se refiere, las cuales entrarán en vigor bajo la nueva Directiva en enero de 2018.

MiFID II tendrá un alcance más amplio que la norma anterior, aprobada en 2007 con el objetivo de mejorar la competitividad en los mercados europeos a través de la creación de un único mercado de servicios y actividades de inversión, así como asegurar la protección del inversor.

En un principio, MiFID II extiende muchos de los requisitos que tenía MiFID I a mercados que no son de renta variable.

Sin embargo, el mayor cambio que introduce la nueva directa es la aplicación del régimen de transparencia pre-trade y post-trade en los mercados financieros de la Unión Europea.

MiFID II extiende las actuales exigencias de transparencia a otros instrumentos de renta variable y no variable en cualquier venue, incluyendo MTF (Multilateral Trading Facilities) y OTF (Organized Trading Facilities).

grafico-editado-mifid
Fuente: Thomson Reuters

Más veloces y precisos

La nueva Directiva ordena ser más rápidos en la publicación de los datos post-trade, reduciendo el tiempo de espera de tres a un minuto. De esta manera, se incrementa la necesidad de las firmas de invertir en una arquitectura de datos subyacente y pondrá la presión sobre las posibilidades de las empresas de recuperar los datos de referencia de los repositorios de forma rápida y segura.

Los informes de datos entregados por las empresas deberán incluir previsiones de precio, volumen, tiempo de ejecución y las características que sean considerables de los datos restantes, junto con los códigos que se creen para los instrumentos no basados en acciones.

Asimismo, el alcance de MiFID II va más allá de los mercados y sus exigencias en materia de transparencia llegan a otros campos, como los certificados de depósitos, fondos negociados en bolsa y certificados de empresas, tal y como explican en este artículo de Thomson Reuters.