¿Qué implicaría la llegada de Sanders a la Casa Blanca?

Bernie Sanders está consiguiendo buenos resultados para lograr ser el candidato del Partido Demócrata y enfrentarse a Donald Trump en las elecciones de noviembre, siendo el candidato más de izquierdas que se presenta en décadas.

Regina Borromeo, gestora sénior y directora de Global Macro en Robeco tiene una clara opinión sobre este candidato. “En 2019, los principales riesgos para las perspectivas macroeconómicas de los inversores eran las guerras comerciales, la recesión industrial global y la flexibilización o endurecimiento de las políticas de los grandes bancos centrales, es decir, incógnitas ya familiares. En 2020, son la propagación mundial del Covid-19 y la posibilidad de que Bernie Sanders ocupe la presidencia”, afirma. “Sanders es un político antisistema y, en muchos sentidos, un intruso perturbador. Tras perder la nominación de 2016 ante Hillary Clinton, ha afinado sus técnicas y su maquinaria electoral para construir una base sólida compuesta por grupos antes infravalorados, como los jóvenes o los votantes latinos”, recalca.

El principal rival de Sanders es el antiguo Vicepresidente Joe Biden, que obtuvo buenos resultados en las elecciones del último ‘Supermartes’ en 14 estados, y es mucho más moderado. “Los Demócratas del establishment dudan de que la propuesta de socialismo democrático de Sanders pueda obtener una victoria a escala nacional, ya que se sitúa mucho más a la izquierda que el estadounidense medio”, explica Borromeo.

¿Qué defiende Bernie Sanders?

“Uno de los ejes principales de la campaña de Sanders es la desigualdad social, y su propuesta política presenta varias medidas en este sentido, tales como la condonación de los préstamos de estudios, matrícula gratuita en las universidades estatales, una serie de subidas de impuestos, el incremento del salario mínimo a 15 dólares por hora, y la atención sanitaria universal y gratuita”, afirma Borromeo.

Resaltan cuatro aspectos de su política que podrían perjudicar a los mercados:

· Subidas de impuestos: Sanders quiere revertir las rebajas fiscales de Trump, recuperar el techo del impuesto de sociedades del 35% y elevar el tipo aplicable al tramo máximo del impuesto sobre la renta al 52%. También quiere gravar con impuestos del 0,5% las operaciones bursátiles, del 0,1% las de bonos y del 0,0005% las de derivados.

· Regulación financiera: pretende disgregar los seis mayores bancos estadounidenses, considerados “demasiado grandes para caer” y que poseen activos por valor de más de 10 billones de dólares, para reinstaurar la Ley Glass-Steagall, que separaba las actividades de banca de inversión y las de banca minorista.

· Revolución sanitaria: “Medicare for All” sustituiría a los seguros médicos privados, a través de un programa federal de pagador único financiado mediante un impuesto sobre las nóminas, con una cuota del 7,5% pagada por las empresas contratantes y otra del 4% por los trabajadores. Quiere además reducir el precio de los medicamentos sujetos a receta médica.

· Gasto federal: una amplia variedad de programas, sobre vivienda, educación y transporte, entre otros, así como un nuevo Pacto Verde para combatir el cambio climático. Solamente este Pacto Verde costaría unos 16 billones de dólares a lo largo de 10 años.

Leer el artículo completo en Robeco