Incertidumbre en el BCE. ¿Quién ocupará el cargo de Draghi?

El italiano Mario Draghi se retira a los 71 años después de realizar una gran labor al frente del BCE. Pero, la gran pregunta es; ¿quién será su sucesor? Los líderes europeos deben encontrar un reemplazo adecuado, que se convertirá en el cuarto presidente del BCE. Entre los candidatos se encuentran Jens Weidmann, presidente del Bundesbank, François Villeroy de Galhau, gobernador del Banco de Francia, además de otros candidatos de países como Finlandia o Países Bajos. A Europa no le falta el talento de la banca central, pero ninguna de las perspectivas coincide con el carisma y las capacidades del jefe actual, afirma la revista Bloomberg Businessweek.

La revista Bloomberg hace un repaso exhaustivo de su trayectoria en el BCE desde el 2011 hasta la actualidad haciendo mención a su gran talento y su capacidad y habilidad como presidente además de explicar sus comienzos en el mundo económico y financiero.

Pero, hoy en día, cuatro de los seis asientos de la junta directiva que el BCE tiene que proponer o nombrar están vacantes. La situación no es la idílica además no ayuda que dos de sus aliados más cercanos en la junta directiva de seis miembros, Peter Praet de Bélgica y Benoît Coeuré de Francia, también renuncien este mismo año. En menos de un año el BCE tendrá que reemplazar a la mitad de su equipo monetario principal, todo mientras la economía se está desacelerando.  ¿Pero quién será el candidato idóneo para reemplazar a Draghi? Hay numerosas teorías en el aire, pero ninguna acaba de convencer. Olli Rehn y Erkki Liikanen, respectivamente, los actuales y los ex gobernadores del Banco de Finlandia, son considerados los principales candidatos en la carrera para suceder a Draghi, además de Klass Knot, gobernador del banco central holandés, Villeroy de Galhau, y Coeuré pero ninguno de ellos son economistas académicos en formación. También, están otros banqueros centrales sin doctorados en economía, como es el caso de Jay Powell. Pero la cuestión sigue en el aire. ¿Serán capaces los sucesores de enfrentar una crisis con la misma velocidad y confianza que el Draghi y Bernanke?