Incierto futuro para la Tasa Tobin

Tras la convocatoria de las elecciones generales anunciada hoy por el Gobierno, las dos nuevas figuras fiscales que el Ejecutivo pretendía poner en marcha, la tasa a las transacciones financieras y el impuesto a algunos servicios digitales, quedan en el limbo, según adelanta hoy el periódico económico Cinco Días.

La convocatoria anticipada supone la disolución de las Cortes, donde se están tramitando los nuevos impuestos, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ya ha dado por hecho que va a ser difícil que se aprueben. “Veremos hasta dónde llegan, pero me temo que no van a ir muy lejos”, dijo en el Congreso, según recoge El Economista.

El rechazo a los Presupuestos y la posible paralización de la creación de los nuevos impuestos impedirán el aumento de recaudación de 20.000 millones que había planteado el Gobierno en las cuentas de 2019. De esos 20.000 millones, 5.600 millones estaban ligados al alza fiscal a las grandes empresas y rentas altas y a las dos nuevas figuras tributarias.

En cambio, todo apunta a que el Gobierno podrá salvar la reforma hipotecaria, que ya fue esbozada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy y posteriormente modificada por el de Pedro Sánchez. Este texto, tras su paso por el Congreso y el Senado, tiene que volver a la Cámara Baja el jueves 21 de febrero para su aprobación definitiva, antes de que el Gobierno actual disuelva las Cortes.