Auriga asegura que los partícipes de los fondos ahorrarán con MiFID II

Antes de entrar en vigor la directiva europea MiFID II, el intermediario que compraba o vendía las acciones en las Bolsas regalaba el análisis de las empresas a las gestoras a cambio de lo que cobrara por ejecutar la compraventa de las acciones o de los bonos. De esta manera, el precio de la comisión por intermediación se incluía en el análisis gratuito. Sin embargo esto ya no es posible ya que Europa lo prohíbe.

Las gestoras de los fondos de inversión tendrán que informar a sus clientes el próximo 17 de abril si asumen ellas este coste de análisis de empresas en las que invierten o si tendrá que ser el propio partícipe del fondo el que se tenga que hacer cargo de esta factura.

Esta práctica lleva ya años produciéndose en el Reino Unido. Javier Domínguez, socio director de Auriga Bonos y experto en temas de MiFID, explica para el periódico El País que estima un ahorro de unos 180 millones de libras (209,5 millones de euros) para los partícipes de los fondos en los últimos años. “Es posible compensar el menor coste de la intermediación que se va a producir ahora con tener que pagar el análisis de empresas que te vende el intermediario”, explica Javier Domínguez, contradiciendo a los que se quejan por empezar a pagar el análisis de empresas que antes eran gratis.

Por otro lado, según recoge El País, los datos de una encuesta realizada por CFA Institute, la Asociación Global de Profesionales de la Inversión, en el mercado existe el miedo a que cada vez haya menos valores analizados debido a la mayor transparencia que exige MiFID II. La encuesta, realizada entre 500 gestores de cartera, analistas y otros profesionales europeos revela que “el 57% de fondos e inversores afirmaron haber recibido una cantidad menor de investigación procedente de los bancos de inversión que antes de la directiva.”

Esta encuesta explica que un mercado más competitivo lleva a una reducción en los proveedores y un menor número de analistas. “Los encuestados expresaron su preocupación por la cobertura de la investigación, ya que en torno al 50% afirmaron ver una disminución en el análisis de los activos de pequeña y mediana capitalización.”

Existe el temor de que la nueva situación provoque que los analistas dejen de seguir las compañías medianas y pequeñas y se centren solo en el análisis de las grandes. De hecho, según datos de BME, cerca de 60 valores cotizados en la Bolsa española carecen de cobertura en la actualidad, a los que habría que sumar otras 40 compañías del MAB.