La AEB remite una carta a ESMA para que se unifiquen los criterios de supervisión

Unificar criterios a la hora de regular cómo las entidades gestionan el cumplimiento relacionado con la venta de productos a su clientela. Es la reclamación que ha realizado la Asociación Española de Banca (AEB), la patronal que aglutina a los grandes bancos en España, por carta a la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA por sus siglas en inglés).

Esta petición de la AEB se ha producido como respuesta al proyecto de guía que el organismo regulador plantea para que el sector bancario introduzca los últimos flecos de la normativa Mifid II. Lo que se busca es detallar cómo las entidades bancarias deberán aplicar la conocida como «función de cumplimiento normativo».

En otras palabras, cómo tendrán que gestionar los mecanismos internos de control y gobernanza que están pensados para garantizar que la comercialización de productos y servicios a la clientela se hace de forma legal y sin abusos ni malas prácticas. Por ello, piden a la ESMA que alineen su guía con las pautas que plantea al respecto otro regulador, la Autoridad Bancaria Europea (EBA).

Por su parte, los bancos españoles piden aflojar la presión de los reguladores sobre la venta de productos y consideran que aspectos como la gestión de las quejas de los clientes impactan en la gobernanza y la estructura interna de las entidades. Aunque también lamentan que otros supervisores, como la CNMV o el BCE «tienen diferentes interpretaciones y puntos de vista a menudo difíciles de reconciliar».

Leer la noticia completa en Expansión