La nueva regulación de MiFID II hace mella en los brókeres

 

Durante el 2018 el sector de la banca de inversión ha vivido un periodo complicado a causa de la adaptación a la normativa MiFID II. Un total de 21 agencias y 18 sociedades de valores registraron un resultado negativo a cierre de 2018, según los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), según cita el periódico Expansión.

Esto ha conllevado a que cada entidad, dependiendo de la especialidad que han escogido de tipo de negocio y operativa, tenga grandes diferencias en sus resultados.

Los que operan en derivados o renta fija han sufrido menos que los más expuestos al cliente minorista y a la renta variable. Entre las sociedades de valores, Mapfre Inversión se mantiene en el primer puesto del ránking por beneficio, con un resultado de 60,63 millones de euros, un 21% más que un año antes, según afirma en su artículo Expansión.

Por su parte, Auriga Global Investors, aparece citado dentro de los que más ganan en el sector, con un aumento de sus resultados con respecto al año anterior. Pero el resto de los que se estuvieron en el podio en 2017 como Trea Capital, Morgan Stanley, Merrill, Inverseguros, Fidentiis, Alantra o UBS este año han sufrido un importante revés en su resultado. Y todo ello tiene que ver con la cantidad de requerimientos para cumplir con MiFID II.

Si bien es cierto que hay entidades como Altura Markets que han sabido sacar provecho del escenario aumentando su resultado un 45%, hasta los 13,7 millones de euros. Este 2018 ha sido un año de cambios importantes en las empresas de servicios de inversión.