La toma de poder de ESMA puede ir más allá de la pura delegación

Con la entrada en vigor el pasado 3 de enero de la Directiva MiFID II, se están produciendo cambios cada vez más notorios en el panorama comunitario. La propuesta de la Comisión Europea de conceder a la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA) una opinión sobre la delegación en terceros países puede suponer un nuevo paradigma en la regulación de la Unión Europea (UE).

Así lo afirmó John Siena, consejero general adjunto en Brown Brothers Harriman, durante su intervención en la conferencia de post – comercio de la Asociación para los Mercados Financieros en Europa (AFME), celebrada el pasado miércoles en Londres. Siena añadió que “hay un movimiento significativo para centralizar el poder de supervisión ESMA, ¿hasta dónde va a llegar esto? ¿se trata únicamente de delegación? ¿comienza a afectar a otras áreas de regulación?”.

La Comisión ha sugerido que ESMA supervise la delegación de las actividades de gestores de activos a países no pertenecientes al bloque europeo, incluida la Gran Bretaña posterior al Brexit, en un intento de prevenir el arbitraje regulatorio. Según Siena, este es un cambio “fundamental” en el enfoque europeo y añadió que “las implicaciones están más allá del Reino Unido o de la distribución de fondos”.

Las reglas de delegación permiten que los fondos estén domiciliados en el continente, mientras que la administración de las carteras se produce en un lugar diferente. Algunos han criticado la iniciativa, como lo ha hecho la Asociación de la Industria de Fondos de Luxemburgo (Alfi) que argumentó que podría perturbar el negocio de compra. Por otro lado, el experto en regulación de gestión de activos, Charles Muller, afirmó a Global Investor a principios de mayo que la propuesta generaría incertidumbre para todos los gestores de fondos no establecidos en la UE, así como para aquellos establecidos en la UE pero que deleguen en el extranjero.

También ha expresado su opinión la jefa global de inteligencia regulatoria de UBS Asset Management, Sabine Dittrich, que afirmó durante el encuentro de AFME que “nuestro modelo de delegación global, como lo conocemos desde el punto de vista de la compra, se encuentra bajo amenaza”. Dittrich añadió que “independientemente de si la gestión de fondos se realiza aquí, tenemos que vigilar qué está pasando en la regulación europea, tenemos que tratar de influir en ella, entenderla.”

Por su parte, John Siena de Brown Brothers Harriman argumentó que los depósitos no están tan expuestos a la salida de Gran Bretaña de la UE, ya que los servicios de depósito central dependen principalmente de la legislación nacional y los grandes actores de la industria están presentes en las principales jurisdicciones continentales. Según afirmó: “para los bancos comerciales que operan como depositarios, la realidad es que hemos estado viviendo en un mundo que está fundamentalmente cubierto por la legislación nacional y no realmente a nivel europeo.”

La CNMV ha desarrollado un sistema para el reporte de operaciones que permitirá a las entidades comunicar las operaciones de un modo ágil y sencillo, recibir la respuesta a los ficheros remitidos en un plazo de tiempo corto y gestionar las incidencias fácilmente, de modo que puedan reaccionar con diligencia y remitir sus ficheros diarios en tiempo y forma. Se trata del sistema SCORE (System for Collecting Operations Reported by Entities). Con este sistema la CNMV interactuará con ESMA y con el resto de las Competent Authorities (CA) del resto de Europa para informar de todas las transacciones financieras.

De esta forma, todas las transacciones realizadas por todos los inversores e intermediarios de Europa estarán bajo total supervisión de todas las autoridades europeas domesticas e internacionales y por tanto, en cualquier momento, podrán “presionar” a todo el mercado para que cumplan estrictamente con la Regulación MiFID II. Asimismo, ESMA podrá “presionar” a los reguladores domésticos (CA) para que, en base a este reporting,  los intermediarios cumplan las exigencias de la Directiva.

 

Enlace al artículo original