La transparencia de MiFID II se vuelve global

Un año después de la implementación de la Directiva MiFID II su transparencia se está volviendo global. Ya son algunos los gerentes de Estados Unidos los que se suman voluntariamente a las reglas de transparencia que exige la nueva normativa y que, de hecho, no se aplican a ellos. MiFID II requiere que los administradores de activos europeos separen el coste del research de las comisiones comerciales pagadas a los brókeres en un proceso conocido como unbundling, mejorando así la transparencia y evitando conflictos.

Prácticamente todos los administradores de activos europeos han optado por cubrir el coste de su propia investigación externa, sin embargo, las reglas de MiFID II no se aplican en otras jurisdicciones fuera de la europea, por lo que la mayoría de las compañías internacionales han limitado la política a este territorio.

A pesar de esto, según señala el diario Financial Times, esto podría estar a punto de cambiar, como se demuestra con la reciente decisión de Capital Group, una de las firmas de inversión con mayor experiencia del mundo y de origen estadounidense. “Aunque Capital Group es uno de los pocos administradores de activos que declaran que se suscribirán a MiFID II en todo el mundo, se encuentra entre los administradores más grandes que lo hacen”, señala el diario británico.

En definitiva, este movimiento acumulará presión sobre los rivales para seguir el ejemplo. Por otro lado, entre las razones que han llevado a la firma a tomar esta decisión, Capital Group cita el cambiante entorno regulatorio y las diferentes demandas de los clientes como la razón principal para la adopción global de la desagregación que trae consigo la normativa MiFID II.

De hecho, esta predicción se confirmó en una encuesta realizada por Liquidnet el mes pasado y recogida por el Financial Times en su artículo. Según Liquidnet el 53% de los administradores de activos habían implementado los estándares de desagregación de la Unión Europea como una política global, mientras que otro 20% tenía previsto hacerlo dentro de cinco años.