La transposición completa de MiFID II, cada vez más cerca

A menos de diez días para que demos la bienvenida al 2019, la entrada en vigor de la totalidad de la normativa MiFID II sigue siendo objeto de debate. Cada vez nos encontramos más cerca de su completa transposición ya que la aprobación del Real Decreto que falta para su desarrollo parlamentario se hará antes de que acabe el año, según confirman fuentes de Economía.

Gracias a esta aprobación, se resolverá una de las grandes incógnitas que se pregunta el sector y es, ¿en qué situaciones y casos las entidades financieras podrán seguir cobrando retrocesiones? En este sentido, parece ser que Economía ha preferido no ceder a las peticiones de las entidades bancarias de adaptar los requisitos que de manera general asigna MiFID, lo que ha decidido hacer es definir ciertas pautas regladas para el término “amplia gama” en productos de terceros.

Según publica El Economista, en el reglamento del Ministerio es dónde se podrá consultar qué se considera “amplia gama”. En un principio se habló de la cifra del 25% de la cartera, pero, finalmente no sólo se incluirá ese porcentaje, además, ese 25% no se aplicará sobre la oferta global, sino por cada fondo que ofrezca una entidad. Es decir, en el hipotético caso de que un banco ofreciese 4 fondos a un cliente, uno de ellos derivaría a otra gestora diferente a la del banco.

Sí que es cierto que esta obligación aplica sólo a bancos que ofrezcan un servicio puramente comercial, es por ello que la mayoría de las entidades financieras se han decantado por ofrecer tanto servicios comerciales como asesoramiento no independiente y gestión de carteras.

En 2019, los inversores poseerán más información de lo que pagan por sus fondos ya que podrán conocer todas las comisiones, una buena noticia para dar paso al nuevo año.

Acceso al artículo completo de El Economista