Los efectos de la tasa Tobin para el mercado financiero

“La implantación de una tasa sobre las transacciones financieras pone en riesgo elementos esenciales de un ecosistema tan delicado como es el de la financiación de una economía como la española, que presenta elementos de potencial vulnerabilidad muy relevantes”, así ponía de manifiesto ayer el periódico El Mundo las consecuencias que tendría la llamada tasa Tobin para el mercado financiero español.

Según el artículo de El Mundo, esta nueva ley perjudicaría la competitividad del sistema financiero, así como de las empresas que se financian en el mercado bursátil. Esto es debido a que establecen unos costes adicionales a las transacciones “que harán menos competitivas la adquisición de esas acciones en comparación con las empresas de otros países.” Una transacción tipo tiene un coste del 0,003%, al que el impuesto añadiría un gasto adicional del 0,2%, “es decir, 66 veces más.”

Este impuesto ya se ha aplicado en países como Francia e Italia, hecho que a veces se utiliza como justificación para incorporarlo en nuestro país, como señalan en el artículo. Sin embargo, su implementación ya ha sido criticada en ambos países y, por otro lado, la experiencia de Suecia hace años en cuanto a su supresión hace dudar sobre su aplicación, al menos a un nivel no global o europeo.

Por último, El Mundo señala que un tipo impositivo infinitamente inferior pero aplicado a la deuda pública, movida por entidades profesionales, “tendría un impacto puramente profesional y mucho más reducido en el ecosistema financiero”, por lo tanto, se preguntan ¿por qué no se afecta a este mercado?

Todo esto teniendo en cuenta que el proyecto de ley que lleva el impuesto a la compra de acciones prescinde de otros activos como pudiera ser la deuda pública que, en nuestro país, teniendo en cuenta la cantidad emitida de la misma, supone unos movimientos que multiplican en mucho a los movimientos en el mercado de las acciones.