Los inversores internacionales controlan la mitad de la Bolsa española

Bolsas y Mercados Españoles (BME) ha publicado su informe de julio 2019 sobre la propiedad de las acciones. En el se demuestra como los inversores internacionales siguen confiando en la Bolsa española, ya que controlan ya el 48,1% de la capitalización bursátil de las empresas españolas cotizadas.

Esta cifra supone dos puntos porcentuales más que el año anterior y un récord histórico. “En la última década, los inversores internacionales han pasado de poseer el 38,5% del valor total de la Bolsa española a ser propietarios de casi la mitad de esta”, señala el informe. Algunas de las razones son “la mayor internacionalización de la actividad, la financiación de las cotizadas españolas, mayor transparencia y competitividad en nuestro mercado de valores”, destaca BME.

En su informe, y a la vista de los datos analizados, BME afirma que “la salida y posterior permanencia en la Bolsa es un paso determinante y diferencial para el crecimiento de tamaño, la internacionalización de los negocios y la diversificación de las fuentes de financiación de empresas implicadas”. BME también analiza los datos de las empresas no financieras, de las Instituciones de Inversión Colectiva (IICs), de las familias, de la estabilidad de los bancos y cajas y de las Administraciones Públicas.

En cuanto a las empresas no financieras, destaca que su participación en la Bolsa continúa con su tendencia de moderado ascenso ya que, al finalizar 2018, poseían el 20,5% de la capitalización de las cotizadas españolas. Por otro lado, en cuanto a las IICs, BME afirma que estas junto con los seguros y otras instituciones financieras no bancarias controlaban a cierre de 2018 el 7,9% de la capitalización bursátil de las empresas cotizadas españolas. Por otro lado, la participación en la Bolsa nacional de los Fondos de Inversión y SICAVs españolas es muy reducida, añade.

La participación de las familias en la propiedad de las acciones de las cotizadas supone el dato más bajo de la serie histórica ya que se redujo el año pasado hasta el 17,2% frente al 19,7% del ejercicio anterior. En cuanto a los bancos y cajas, por tecer año consecutivo, la participación en la Bolsa se mantiene prácticamente igual en el 3%, “una cifra equivalente a la tenencia de acciones cotizadas por parte de bancos en el resto de Europa”, según BME.

Por último, y en lo que respecta a las Administraciones Públicas, la estabilidad marca también su participación en la renta variable española. “A cierre de 2018 controlaban el 3,3% de la Bolsa. Pero, a diferencia de lo que sucede con los bancos y las cajas, la tendencia es ligeramente ascendente”.