Máximo histórico en la rotación de renta variable a fija en el mercado

No tiene por qué haber una correlación entre la entrada de dinero en fondos y el comportamiento de las bolsas. Esta teoría ha quedado demostrada en los últimos doce meses, pues los productos de renta variable han visto salidas continuadas de 246.000 millones de dólares, al contrario que en la renta fija, que se producían entradas de 780.000 millones de dólares.

Con estos datos, nos encontramos con una diferencia de flujos de casi un billón de euros entre la bolsa y los bonos en el último año. Se trata del mayor cambio en la asignación de activos de toda la historia. “Dobla los 500.000 millones de dólares que hubo de diferencia en los 12 meses entre diciembre de 2017 y diciembre de 2018”, apuntan desde Bernstein.

A pesar de estas fuertes salidas de dinero en los fondos de bolsa, la renta variable global sigue cerca de máximos históricos. Según datos de Bernstein, las empresas han realizado recompras por 820.000 millones de dólares en el mismo periodo y las operaciones de fusiones y adquisiciones completadas alcanzan un nivel de 1,3 billones de dólares.

Europa, peor que a nivel global

El caso de la renta variable europea es todavía mas grave que la sangría que han sufrido los fondos de bolsa a nivel global. En concreto, durante este año han salido 97.000 millones de dólares y todavía va más allá, pues en los últimos tres años la cifra asciende a 200.000 millones de dólares.

 

Leer el artículo completo en El Economista