MiFID II, ¿problema o solución?

16 meses atrás entró en vigor la nueva directiva MiFID II un instrumento encargado para la regulación de los mercados financieros. Pero, ¿MiFID II va a ser un problema o una solución para los banqueros?

La nueva legislación pretende que los mercados de bonos y acciones de la Unión Europea funcionen en beneficio de la denominada economía real para fomentar una distribución más justa del capital. MiFID II se centra en el análisis de las acciones, el análisis diario del mercado y los informes elaborados por los bancos que se distribuyen entre los inversores, según afirma Expansión.

Otro asunto que está encima de la mesa es que lo que los gestores están dispuestos a pagar ha disminuido, reduciendo de este modo los beneficios de los bancos. Por lo que el riesgo está ahí. Los que están en contra de MiFID II temen que se produzca un círculo vicioso en el que los bancos preocupados por reducir los costes dejen de analizar a las empresas más pequeñas, según afirma el periódico económico Expansión.

Las autoridades de países como Reino Unido, Alemania, Francia e Italia ya están analizando y evaluando el impacto de MiFID II y, de hecho, en Bruselas se están planteando algunos cambios.

Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la Comisión Europea afirmó que están preparando una revisión ya que han recibido muchas quejas de algunas pymes, pero de momento nada está claro y más cuando las elecciones europeas están a la vuelta de la esquina.

Pero la situación actual que hay en el mercado tiene opiniones muy dispares. Muchos se sitúan a favor de MiFID II y de la transparencia y otros tantos creen que el equilibrio de un sistema transparente debería de mejorar en muchos aspectos.

En nuestro país, el BME ha comenzado un proyecto con analistas financieros tras descubrir que sesenta acciones de pequeña y mediana capitalización no estaban sometidas a ningún seguimiento. Sin embargo, se cree que los cambios en MiFID II serán escasos. Veremos a ver qué sucede.