Nuevas tendencias en la transformación de la gestión de activos

“Estamos en un momento extraordinario para la industria de gestión de activos”, afirma Jaime Martínez, director de Asset Allocation de BBVA Asset Managament para el periódico digital Diario Información. Gracias a la entrada en vigor de normativas como MiFID II, la industria de gestión de activos ha generado una transformación y 5 nuevas tendencias que explicamos a continuación.

1- Asesoramiento

Los tipos de intereses bajos van a seguir prolongándose en el tiempo, por lo que un activo sin riesgo apenas aportará rentabilidad . “Es necesario asumir más riesgo y diversificar, y en este entorno es esencial el asesoramiento: acompañar al cliente en la toma de decisiones” explica Jaime Martínez en el artículo publicado en el Diario Información.

2- La gestión indexada.

La gestión indexada, también conocida como fondos indexados, irá a más dado que contribuye a democratizar el acceso a la inversión al ser más barata. Dado que la rentabilidad que se espera no es elevada, el coste de la inversión cobra mayor protagonismo lo que supone un mayor impulso a la gestión pasiva además de la activa, ya que esta última se nutre de carteras de “asset allocation” para ser más eficientes en la gestión pasiva.

3- Inversión socialmente responsable.

Hoy en día invertir con criterios medioambientales es fundamental, ya que cada vez más empresas adoptan políticas sociales responsables. Es por ello, que la sostenibilidad pasa a ser un tema estratégico

4- Economía conductual.

También conocido como ‘behavioural economics’ es una nueva disciplina donde se considera que existen sesgos emocionales y cognitivos que afectan a la toma de decisiones económicas o financieras. Por ello, se está explorando una nueva manera de incorporar la economía conductual al proceso inversor para evitar la toma de decisiones erróneas basadas en impulsos emocionales.

5) La tecnología.

Tanto la transformación de la experiencia de cliente como la inteligencia artificial están revolucionando el proceso inversor donde el tratamiento y el uso de los datos es más importante en el proceso de decisiones.