El número de analistas de las cotizadas cae un 12% por la aplicación de MiFID II

La entrada en vigor de las directrices finales de MiFID II el pasado 3 de enero de 2018 se está notando en el análisis de las pequeñas y medianas compañías europeas y en las grandes cotizadas, que han caído un 12% de media, según los datos de FactSect recogidos en este artículo de El Economista.

Dividiendo el Stoxx 600 en grupos de 60 compañías de mayor a menor tamaño, vemos que todos los segmentos han sufrido una reducción en el número de expertos que siguen a la acción. De media, las firmas del índice han pasado de tener 18,3 a 16,1 analistas, un 12% menos.

Si nos fijamos en las mayores empresas de Europa, vemos que el número medio de expertos ha pasado de 28,1 a 23,3, lo que supone un descenso del 17%. En las firmas más pequeñas la caída es algo menor, ya que el seguimiento cede un 15,5% al pasar el número de analistas de 12,5 a 10,5.

¿Por qué se producen estas cifras? El artículo explica que la entrada de MiFID II  ha obligado a las gestoras a desglosar el coste del análisis y el de realizar las operaciones de compra y venta de acciones, lo que supone un cambio radical con respecto a la práctica habitual anterior.

“Los brókers españoles tenían un modelo de negocio en el que hacían el análisis y a cambio realizaban las órdenes y ahora las gestoras están reduciendo el número de proveedores de servicios de research. Los brókers están con el paso cambiado”, señala el socio director de Auriga Global Investors, Javier Domínguez, a El Economista.

De hecho, a falta de conocer números para España, el regulador de Reino Unido ya ha destacado en declaraciones a la prensa del país los puntos positivos de Mifid II para el inversor y ha anunciado que la regulación ha generado un ahorro de 180 millones de libras (210 millones de euros) para los inversores en su primer año. “El fin último que busca el supervisor es el bien del cliente”, concluye Domínguez.