Se acelera la transposición de MiFID II por el riesgo a la fuga de gestoras

El Gobierno ha anunciado que quiere conseguir la plena aprobación de MiFID II antes de que acabe el año, según ha señalado hoy Cinco Días. La sanción por parte de Bruselas no ha sido lo único que ha motivado esta aceleración ya que desde el Ejecutivo se teme que el retraso en la transposición provoque la huida de firmas de servicios de inversión a países que ya han adoptado la legislación.

De hecho, las asociaciones de empresas de servicios financieros han advertido de que las firmas extranjeras se estaban planteando prestar sus servicios desde otro país si se prolongaba la incertidumbre, según señala Expansión.

La ministra de economía, Nadia Calviño, ha pedido el respaldo de esta normativa para mejorar las garantías para los inversores y poder dar esa “seguridad y certidumbre” a las firmas de inversión y evitar la sanción por retraso por parte de Bruselas.

La futura regulación busca proteger al inversor con medidas como “dar más información sobre las comisiones de los fondos, regulando los conflictos de interés entre la red bancaria y sus gestoras de fondos, dando mayores poderes de control a la CNMV y poniendo bajo su órbita de supervisión los depósitos estructurados”, señala Cinco Días.

Fuentes oficiales del Ministerio de Economía han afirmado esta aceleración en la tramitación afirmando que “la no aprobación había generado una incertidumbre jurídica que podía hacer que algunas empresas de servicios de inversión españolas decidieran trasladarse a otros países.”

Según señala Expansión, el Gobierno terminará la transposición de MiFID II este año. “Con la aprobación del último real decreto-ley, entendemos que la Comisión Europea frenará las sanciones al ver que se están realizando esfuerzos por avanzar”, indican desde el ministerio.