¿Por qué suben las bolsas?

Ralentización del crecimiento mundial, epidemia del coronavirus y volatilidad de los mercados. Son tres situaciones o acontecimientos que están marcando nuestros tiempos. A pesar de ello, y aunque parezca sorprendente, las bolsas continúan con su tendencia al alza.

El año 2019 cerró positivamente en todo el mundo y lo que llevamos de 2020 parece que va a seguir un curso similar. Por ejemplo, la semana pasada, el Stoxx Europe 600 marcó máximos históricos tras superar los 400 puntos (algo que ya pasó en 2000, 2007 y 2015), para replegarse acto seguido. Además, lo hizo con recomendaciones de compra por parte de algunos analistas, aunque informando de que todavía puede haber algo de margen de un ajuste a la baja en el primer trimestre por el coronavirus.

Una situación similar ocurre con el S&P 500, que se ha revalorizado un 38% desde enero de 2019. Los máximos de antes de la crisis de las puntocom y de las subprime los superó en marzo de 2013 y, tras un breve ajuste en 2016 y otro en diciembre de 2018, continúa batiendo récords. Una parte importante de la escalada de este índice es la consecuencia de la recompra de cartera por parte de las propias empresas norteamericanas. Una posición lógica ante el entorno de represión financiera que vemos a nivel mundial, con un endeudamiento barato y escasez de proyectos de inversión rentables.

Sin embargo, esto no es lo que más llama la atención. Donde más avanza el coronavirus es en Asia, pero el índice más importante de Asia-Pacífico ha continuado avanzando estas semanas, hasta superar los 558 puntos. Además, fue China quien lideró la escalada China lideró esta escalada, con los valores tecnológicos tirando después de que el banco central rebajara los tipos e inyectara
14.330 millones de dólares en el sistema para calmar a los inversores tras el impacto del coronavirus.

Lee el artículo completo de El Mundo